Introducción

Empezaré diciendo que no hay una única idea aceptada universalmente de lo que es un “jardín”, y por tanto tampoco hay una definición única de lo que es un “jardín histórico”.

La legislación española, en la que se cita a los jardines históricos como unidades independientes a conserva, los define actualmente como: “Espacio delimitado, producto de la ordenación por el hombre de elementos naturales, a veces completado con estructuras de fábrica, y estimado de interés en función de su origen o pasado histórico, o de sus valores estéticos, sensoriales o botánicos”, definición que consideramos más completa y ajustada.

Con fecha 15 de octubre de 2014 se establece el parque de la Cebera y la finca de los Tartiere como un conjunto catalogado como jardín histórico del Principado de Asturias. Este patrimonio constituye una herencia histórica muy rica sobre la industrialización de la capital. Además contribuye a la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos, aunque por otro lado, su masificación y el incremento de visitantes tiene un impacto negativo sobre la adecuada conservación del patrimonio.

Por ello, resulta imprescindible que se realice una gestión adecuada del patrimonio histórico y el entorno que le rodea, para lo cual sería de gran ayuda la existencia de un plan de acción municipal para la gestión de La Cebera.

Objetivos

Conseguir que dicha zona tenga un uso y valor adecuado, y se valore por su importancia medioambiental dentro del concejo y del Principado. Debido a que es un bosque centenario de unos 300.000 m2 con abundantes especies de fauna ornitológica y flora en terrenos del antiguo Parque Recreativo Forestal. A su extensión y diversidad de relieve une una amplia laguna con mirador que convierte la zona en un reducto de singular belleza. Es la mayor finca de uso público de la zona centro del Principado de Asturias.

Dudas e ideas a: asociacionbiodevas@gmail.com

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.