Con las prisas y las pocas ganas de cocinar, han llegado hace relativamente poco a nuestro entorno los envases de comida y bebida para llevar. Se han incrustado poco a poco, y casi sin notarlo, en nuestro café (aquel que tomábamos sentados con el vecino en el bar de abajoLeer más –>