Mirlo común

¡Y hoy estrenamos la cámara de fotos y el blog! Por si todavía no nos conocemos, soy Deva, el urogallo cantábrico, y he venido a este blog a hacer amigos. Puedes leer aquí mi presentación.

Para empezar, prefiero dedicarme a sacar fotos de lo primero que me encuentro al salir de casa. Afortunadamente, con eso ya tengo para varios meses: tan solo con asomarme a la ventana se pueden ver multitud de aves.

Una de las aves que, a fuerza de tanto verlas, termina pasando desapercibida, es el mirlo común (Turdus merula). El mirlo vive tanto en las ciudades como en las zonas más rurales; hace mucho tiempo que, al menos en Asturias, ya no hay zonas “salvajes”. Cualquier animal residente en la zona se ha adaptado de una manera u otra a la presencia del hombre. El mirlo, concretamente, se ha adaptado estupendamente. Hace sus nidos en los setos y árboles pequeños, que abundan tanto en la zona urbana como en las zonas de pastoreo y eucaliptales del Oriente, poniendo unos huevos pequeños y de color verde-azulado.

La manera más sencilla de diferenciar un mirlo de otros pájaros de plumaje negro, como estorninos o córvidos pequeños, es fijarse en el aro dalrededordelojo orbital, del mismo color del pico, que puede variar de más amarillo a más anaranjado. Las hembras tienen un plumaje más pardo, con franjas blancas en el pecho.

El mirlo es omnivoro y se alimenta de gusanos, pequeños insectos, bayas y, como todas las aves urbanas, de restos de comida dejados por guarretes el ser humano. A pesar de vivir junto a la ría, me da la sensación de que los mirlos tienden a no bajar demasiado a menudo a la zona de limos que la marea baja deja al descubierto, y que otras especies aprovechan para buscar pequeños moluscos con los que darse un banquete.

Y para empezar ya va bien. Trataré de encontrar estos días alguna hembra de mirlo, aunque resultan un poco más huidizas que los machos, que aparentemente son más visibles. Quizá, por ser primavera, estén anidando y tiendan a quedarse más cerca del nido. Ya veremos si me encuentro alguna rondando mi casa.

Por si alguien tiene curiosidad, por cierto, para identificar las aves uso la guía de identificación “Aves de Asturias“, de Luis Mario Arce y Victor M. Vazquez, ilustrada por Gonzalo Gil y publicada por Mundiprensa. Es un libro muy completo y que recomiendo mucho.

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.