Cómo ayudar al medioambiente

La huella de carbono la generamos cada uno de nosotros en nuestras actividades diarias, contribuyendo al calentamiento global.

¿Qué es la huella de carbono?

De acuerdo a Wikipedia, la huella de carbono es un indicador de daño ambiental que pretende reflejar la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto». En otras palabras, el daño ambiental que genera el consumo humano, la producción y toda actividad no sustentable. El efecto invernadero es un proceso natural que hace que el calor del sol sea absorbido por los gases de la atmósfera y otra parte de vuelta hacia el espacio, lo que permite mantener al planeta tierra en una temperatura correcta para la supervivencia de las distintas especies. El problema surge porque los gases producidos por la actividad humana (como la quema de combustibles fósiles y/o la deforestación) son excesivos y hacen una capa aislante que no permite que el calor sea devuelto al espacio, lo que produce el calentamiento global.

¿Cómo reducir la huella de carbono?

  • Podemos adquirir productos de industrias que sean sustentables.
  • Reducir el uso de automóviles: utilizar más el transporte público, la bicicleta y caminar si los lugares son cerca.
  • Disminuir el consumo de carne roja y lácteos, no es necesario comer carne todos los días.
  • Llevar bolsas de tela para hacer las compras.
  • Reducir/eliminar la cantidad de residuos, se pueden adquirir productos en los «todo sueltos» llevando el envase y de esta forma se reutiliza.
  • Averiguar y conseguir productos biodegradables cuya producción sea amigable con el medio ambiente. Existen bolsas, cepillos de dientes, entre otros.
  • Si en tu ciudad existe la separación de residuos, ser responsable y cumplir con la misma.
  • En la medida de lo posible, cultivar tus propias verduras, no es difícil.
  • Desconectar los aparatos eléctricos y apagar las luces que no sea necesario tener prendidas.
  • Colocar focos led, reducen el consumo de energía hasta un 90%, de paso la factura de luz es menos.
  • Consumir productos locales (de tu ciudad), de esta manera se disminuye la emisión producida por el traslado.

Si bien, no podemos pretender eliminar 100% nuestra huella de carbono, hay que reducirla lo más que se pueda, aunque esto implique un pequeño sacrificio. Vale la pena.

¿Por qué reducir la huella de carbono?

La huella de carbono debe reducirse porque el planeta se encuentra en crisis climática, ya todos conocemos las noticias de todos los días, incendios, sequías, terremotos, inundaciones, desaparición de especies. Es hora de tomarse en serio las cosas. Y si bien parece que nuestras acciones no pueden surtir efecto y desmotiva ver como poca gente se preocupa, cada vez vamos a ser más. Contagiemos a la gente de alrededor nuestro para cuidar el medio ambiente, si cae el consumo cae la producción no sustentable.

Que la vida ecofriendly sea charla de todos los días y que cada paso que demos, lo hagamos pensando en la huella de carbono que estamos generando. Paso a paso, que nuestro comportamiento se refleje en una mejora al calentamiento global y a la crisis climática.